Las hierbas medicinales pueden causar insuficiencia renal y daño hepático en algunos consumidores, ya que contienen productos químicos tóxicos o metales pesados, o reaccionan perjudicialmente con otros fármacos. Esto, ha sido el resultado de diferentes estudios, entre ellos, uno que fue publicado en la revista médica de Australia, donde investigadores de la Universidad de Adelaide revisaron los resultados de 52 estudios de hierbas medicinales y toxicología, hallando que su uso continuado y poco dosificado puede ser perjudicial para la salud, siendo mucho mejor el uso de fármacos medicados que son prescritos por un especialista y de ingesta controlada.

El autor principal de este artículo académico, es el profesor de patología Roger Byard, quien dijo a la Therapeutic Goods Administration (TGA) que es necesario que soliciten pruebas independientes de las hierbas medicinales antes de colocar a estas en el mercado, ya que básicamente son productos que no cumplen con las regulaciones y que están disponibles al público en los mercados o tiendas naturistas, siendo estas hierbas medicinales causantes de serios problemas de salud.

Las hierbas medicinales como terapias alternativas

Incluso, se ha visto como se han usado las hierbas medicinales como terapias alternativas del cáncer o suplementos naturales o naturistas que no cumplen con permisologías para poder ser ofertados al público.

Mientras que, los fármacos además de pasar por arduas investigaciones científicas y médicas en el propio laboratorio fabricante, posteriormente pasan por estudios e investigaciones por las autoridades sanitarias, quienes son muy estrictas en su vigilancia para otorgar los permisos requeridos.

Ante esto, Roger Byard señala lo siguiente:

“Los efectos secundarios tóxicos de los medicamentos a base de hierbas utilizados en las sociedades tradicionales no han sido reportados normalmente, y esto es a menudo citado en favor de su seguridad. Sin embargo, la falta de observación sistemática ha significado que las reacciones adversas incluso graves, tales como el daño insuficiencia renal y del hígado causada por algunas especies de plantas, han sido reconocidos hasta hace poco.”

Por otro lado, agrega que las hierbas medicinales pueden ser una fuente de toxinas muy potentes, de hecho, los depredadores que consumen esas plantas con víctimas de envenenamiento.

En los fármacos medicados se usan plantas medicinales, pero en dosis controladas

Para la elaboración de los fármacos medicados se utilizan estas toxinas de plantas medicinales, pero en concentraciones bajas con el fin de tener efectos médicos útiles. Algunas personas creen que debido a que las hierbas medicinales se derivan de productos naturales no son medicamentos, pero sí lo son, y tienen el potencial de causar daño a determinados órganos y de interactuar perjudicialmente con los medicamentos recetados, en caso que se lleguen a consumir de forma combinada, que es un caso muy frecuente.

Las plantas medicinales son muy usadas en países latinoamericanos, Asía e India, de hecho, no se consideran fármacos ni pasan por los controles de fármacos por tener la falsa suposición que son productos naturales, cuando en realidad, estas plantas puedes tener niveles excesivos de plomo, cadmio y arsénico hasta en el 61% de los preparativos. Además, algunas preparaciones cuentan hasta con los pesticidas de las plantas que son aún mucho más contaminantes.

Así mismo, muchos de los productos a base de hierbas no llevan las etiquetas de advertencia adecuadas sobre los efectos secundarios y las interacciones con otros medicamentos, por ello, es mejor consumir los fármacos medicados que ha pasado por exhaustivas pruebas, que consumir hierbas medicinales de desconocida procedencia.