La industria farmacéutica, además, de abarcar como tal la elaboración del medicamento, abarca también, los embalajes farmacéuticos, los cuales están íntimamente vinculados con la seguridad de los productos resguardados. Un buen embalaje garantiza que los medicamentos se conserven en perfecto estado, de allí, la importancia que estos cuenten con estrictas normas de calidad que permitan embalajes farmacéuticos seguros y propios para cada tipo de medicamento.

Innovación en las máquinas que fabrican los embalajes farmacéuticos

Cada vez las máquinas usadas para los embalajes farmacéuticos son más pequeñas y cómodas de manejar, en Europa el país líder en embalaje de fármacos es Alemania, quienes producen envases de alta calidad, con excelentes materiales y de alta durabilidad.

Las industrias de hoy en día son Industrias 4.0, que cuentan con sistemas integrados que permite reducir los costes de producción de los embalajes, lo que implica la modificación del precio en la cadena de valor del producto, por lo que el valor final, que es el precio que paga el cliente, puede ser ahora más económico, esto, gracias al alto rendimiento de las máquinas y a la calidad de producción.

El diseño del embalaje de los fármacos

Cuando un producto es de venta exclusiva de un laboratorio por mantener los derechos de patentes activos, el embalaje no suele ser muy innovador, pues básicamente no hay competencia para el laboratorio que lo produce. Pero, cuando el producto está libre de patente y el medicamento se comercializa como genérico, es aquí, cuando comienza la competencia en el diseño del embalaje farmacológico.

Los diseños que más innovan son los que se adaptan a las necesidades de los consumidores. De allí, que muchos medicamentos se comercialicen en blisters pequeños que se pueden llevar fácilmente en el bolsillo o que indiquen los días de la semana para llevar la secuencia de la toma de los medicamentos, lo anterior, a los fines de recordar la frecuencia de toma recomendada por el médico tratante.

Las novedades en los embalajes farmacéuticos

En cuanto a las novedades sobre este sector específico de la industria farmacológica, para este 2017 no se hacen esperar, de hecho, cada vez la industria se adapta mejor a los requerimientos sanitarios y de salubridad. Las empresas pioneras del sector están en Europa, quienes están ajustando sus productos a las condiciones legales y a las exigencias de los consumidores.

En la actualidad, esta industria tecnológicamente ha avanzado a pasos agigantados, cuentan con técnicas de accionamiento, control y sensores, poseen productos para el procesamiento gráfico industrial, además, manejan novedosas técnicas de manipulación, software industrial, sistemas de automatización y comunicación completos para máquinas de embalajes farmacéuticos.

La protección contra falsificaciones

A lo anterior, se le suma los avances tecnológicos para que los embalajes de fármacos sean a prueba de falsificaciones. La industria farmacológica a nivel mundial está llena de piratería y falsificaciones, lo cual representa un gran riesgo para la salud de los consumidores y perdidas millonarias para los laboratorios que si fabrican los medicamentos bajo técnicas estrictas y con fórmulas especializadas.

La Unión Europea, como comunidad de países con grandes empresas farmacológicas, tiene regulaciones normativas rígidas sobre la materia de embalaje, en donde mediante reglamentos específicos obliga a los laboratorios a embalar sus productos en envases especiales con detección de dispositivo contra falsificaciones.

El etiquetado inteligente

Otra técnica de embalaje contra la piratería, es el uso de etiquetas especiales y sistemas de inspección inteligente de impresión y marcado, que permite que los distribuidores se percaten a tiempo de alguna falsificación, como también, permite la detección de falsificaciones por parte del consumidor, que al final, es quien resulta más perjudicado.

La industria farmacéutica del embalaje ha progresado mundialmente en los últimos años, adecuándose a los cambios tecnológicos, pero mejor aún, adaptándose a las necesidades de consumo y a la seguridad del consumidor final.